Aineto

Compartir
Vota:
Aineto

Aineto, 998 metros de altitud, se comunica por medio de una pista de dos kilómetros, que parte del Molino de Escartín -en la carretera  que discurre por el valle del Guarga hasta Boltaña- y está asentado en una breve llanura. Citado inicialmente en 1076, su nombre ha tenido las variantes de Agineto y Ayneto, y ha sido siempre de realengo, es decir propiedad del Rey, dependiendo, en lo eclesiástico, primero del Obispado de Huesca ya partir de 1571 del de Jaca, estando su iglesia parroquial dedicada al Arcángel San Miguel. Su población se mantuvo entre cinco vecinos hasta 1790 y aumentó a dieciséis en 1797, su cifra más alta. Constituido en Ayuntamiento en 1834, once años después, en 1845, se unió a Secorún, pasando con éste al de Sabiñánigo en 1970. A los naturales de Aineto se les llama Señoritos.

En esta localidad contemplamos una buena muestra de arquitectura popular destacando bellas portadas decoradas con relieves y dovelas, además de la típicas chimeneas troncocónicas.

Sus Fiestas patronales rondan en torno al 23 y 24 de junio