Oliván

Compartir
Vota:
Oliván

Oliván

De planta casi rectangular, le fue añadida una nave lateral en el siglo XVII a su fachada meridional, siendo sustituido el antiguo muro por un gran arco que comunica las dos naves. Culmina en un doble presbiterio atrofiado con contrafuertes externos y ábside de tambor. En el muro occidental se abre la portada, de arco de medio punto sobre el dintel y sobre ella un ventanal de arco de medio punto.

La iglesia se cubre, la nave con armazón de madera a doble vertiente, el presbiterio con bóveda de cañon y el ábside con bóveda de horno.

El ábside es de tambor, y está decorado con siete arcos ciegos que se afianzan en ocho lesenas sobre zocalos lisos. Hay tres ventanales abocinados en el interior de los arcos, dos en los extremos y el otro en el central. No falta el tradicional friso de baquetones apoyado en una moldura torada y rematado por dos hiladas sobresalientes a modo de cornisa.

El presbiterio se marca al exterior por sendos contrafuertes que rebasan en altura al ábside.

La torre de planta cuadrada, está adosada al muro septentrional. Dispone de un ventanal de arco de medio punto sobre dintel a la altura de la nave y dos más en la parte superior, abiertos a oriente y occidente, para albergar las campanas. Se supone que antiguamente estos ventanales debierón ser como los de Lárrede o Gavín. La cubierta consta de un tejado a dos vertientes.

La puerta de acceso a la torre se abre en el muro septentrional. Es una alargada puerta adintelada con arco de descarga peraltado.